Escuchar radio en VIVO!

LATINOTAS

Compartir Nota

Historia de telenovela a Primera dama de México Angélica Rivera

Conocida como “La Gaviota” por su papel en una popular telenovela, la actriz Angélica Rivera se apresta a encarnar el papel de primera dama de México gracias a su matrimonio con Enrique Peña Nieto, virtual ganador de la elección presidencial.

Con ropas sencillas, pantalón negro y blusa blanca, maquillaje y peinado discretos, Angélica Rivera no se separó de su esposo la media noche del domingo, cuando Peña Nieto reivindicó su triunfo.

“¡Gaviota, Gaviota!”, le gritaban los seguidores de su marido mientras de fondo se escuchaba el clásico mexicano Cielito lindo. Las cámaras, profesionales y de aficionados, buscaban por igual a la atractiva pareja, que contrajó matrimonio en noviembre de 2010.

Peña Nieto, de 45 años, de gran atractivo para las mujeres, enviudó en 2007, cuando era gobernador del Estado de México (centro) y tenía tres hijos.

Un año después conoció a Rivera, 41 años, entonces divorciada y también con tres hijos, que fue contratada para realizar polémicas publicidades sobre la administración de Peña Nieto difundidos en la cadena Televisa.

La relación entre el político y la actriz fue discreta, se les veía juntos en restaurantes pero sus expresiones de cariño eran más bien tímidas. Fue en un programa televisivo donde el mismo Peña Nieto aceptó su relación sentimental.

Le entregó el anillo de compromiso en el Vaticano en diciembre de 2009, donde además recibieron la bendición papal de Benedicto XVI.

La presencia de la actriz en la campaña fue constante, pero sin protagonismos, discursos o intervenciones ante los medios.

Los asistentes a los mítines buscaban tomarse fotos con ella, pedirle su autógrafo o darle un beso. Su presencia más notable fue en las redes sociales de internet donde colocaba frecuentemente fotos y comentarios.

Vida

Nacida el 2 de agosto de 1970, Rivera fue modelo y actriz desde su adolescencia, impulsada por la llamada reina de las telenovelas mexicanas, Verónica Castro, que luego se convertiría en su cuñada.

Su primera gran aparición como modelo fue en un video del astro mexicano Luis Miguel y a fines de los años ochenta obtuvo papeles secundarios en la llamada “máquina de sueños” de Televisa que exporta sus culebrones a todo el mundo.

En 1991, con un personaje de “mala” en Alcanzar una estrella II llamó poderosamente la atención del público e incursionó brevemente en la música.

En esa historia, Rivera tenía escarceos amorosos con un inocente personaje secundario, que interpretaba un por entonces menos famoso Ricky Martín.

“Todos los hombres son infieles”, bromeaba entonces la juvenil actriz en una entrevista televisiva, resucitada ahora en las redes sociales.

En 1993 consiguió un papel protagónico en Sueño de amor y en 1995 se llevó el récord de audiencia en La dueña, que la puso en las portadas de las revistas de farándula, aunque siempre discreta, sin escándalos ni estridencias.

Rivera siempre ha privilegiado su vida familiar. Tras su éxito en 1995, se retiró por un tiempo de las novelas al nacer su primera hija con el productor José Alberto Castro.

En 2007 hizo su última aparición telenovelera en Destilando amor, un remake de la colombiana Café con aroma de mujer enmarcada en el mundo del tequila mexicano, y en la que ganó su apodo de “Gaviota”.

Publicidad – Redes

.
.

Fun Facebook

Categorías

Deja un comentario