Se dijo que la cancelación del espectáculo se debía a que la cantante y su actual esposo, Billy Denizard, recibieron amenazas por parte del ex beisbolista, Juan Igor González, ex marido de la artista.