El caso de Eyvi Liset Ágreda Marchena, de 22 años, la joven quemada dentro de un bus de transporte público ha conmovido a la población.