Tras la filtración de que la compañía tecnológica está trabajando en un algoritmo que se adapte a la censura del país, las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos levantan el hacha de guerra