El llamado Sol de México, de 47 años, publica un álbum tras siete años de silencio discográfico y se acerca de nuevo al género musical mexicano que tanto éxito le ha dado en el pasado.