Después de una semana de expectativa la sexóloga Alessandra Rampolla llegó a Barranquilla cargada con todos sus particulares