Por efecto del oro, un mayor volumen de sangre llega al área, acelerando los procesos celulares y activando la regeneración. Más aún, la acción del oro está estrechamente relacionada con los electrones presentes en las células.