Con el paso de los años, nuestro cuerpo y piel va perdiendo la firmeza de la juventud porque el colágeno, que ayuda a luchar contra el envejecimiento, comienza a debilitarse y a desaparecer, dando lugar a la aparición de líneas de expresión y arrugas.