El saxofonista fue solicitado por Kanye West para llevarle serenata a Kim Kardashian en Día de San Valentín.