Una picazón que agrava el padecimiento de la misma ya que al rascarse, se estimulan la secreción de las glándulas sebáceas y esto puede llegar a producir lesiones que si no son tratadas pueden llegar a infectarse.